Month: junio 2018

Curso cirugia de mama, pecho y contorno corporal

La cirugía estética ha dejado de ser algo exclusivo de las mujeres.

Durante los últimos años, la demanda de este tipo de tratamientos por parte del público masculino ha experimentado un crecimiento, llegando a suponer entre el 12% y el 15% de las operaciones.

La cirugía más solicitada por los hombres es, en primer lugar, la liposucción, especialmente en aquellos casos en los que los acúmulos de grasa guardan relación con una sobrealimentación o con factores genéticos o hereditarios y resultan, por tanto, difíciles de eliminar a través de la dieta o el ejercicio.

Las principales zonas tratadas en estas situaciones son los flancos y el abdomen, que, gracias a la utilización de cánulas finas para la extracción de grasa, permite definir el contorno y exponer la musculatura del paciente, facilitando su definición.

Este tipo de operación suele realizarse también en casos de grasa acumulada bajo el mentón o en las mamas, (ginecomastia), teniendo, en esta última, una función además de estética, en muchos casos, preventiva, ya que su objetivo es prevenir el cáncer de mama.

Las diferencias físicas entre hombres y mujeres, relacionadas principalmente con la mayor fibrosidad del tejido masculino, implican que la liposucción en estos casos requiera un procedimiento más complejo. Sin embargo, esto no implica una mayor complicación en el postoperatorio, ya que en ambos casos la cirugía se considera segura y sin diferencias notables en esa etapa.

La cirugía facial también gana adeptos: Otros tratamientos demandados por el público masculino

Muchos hombres son también partidarios de la cirugía facial, concretamente, de la blefaroplastia y la rinoplastia.

La blefaroplastia consiste en la corrección de las famosas bolsas de los párpados inferiores y en eliminación del exceso de grasa en los párpados superiores, problemas estéticos que pueden derivar en problemas físicos al entorpecer la visión del paciente.

Algo similar ocurre con la rinoplastia, cuya motivación suele ser principalmente estética, aunque también puede deberse a una disfunción respiratoria producida por la desviación del tabique.

Si estás considerando someterte a alguna de estas cirugías, no dudes en solicitar información en nuestras clínicas. El Doctor Larrañaga resolverá tus dudas de la forma más profesional y realizará un asesoramiento personalizado adaptado a tus necesidades.

 

 

Curso cirugia de mama, pecho y contorno corporal

Ginecomastia es el término médico que define el aumento de volumen en el pecho del varón, apareciendo senos similares a los de una mujer. Aunque no es frecuente oír hablar de esta patología se trata de una alteración bastante común y que ocasiona disconfort psicológico al hombre que la padece.

Si te sientes avergonzado o inseguro al retirarte la camiseta en la playa, el gimnasio o en tu vida íntima, no eres un caso aislado. Se estima que los depósitos excesivos de grasa y tejido mamario afectan al 20-30% de los hombres, en diferentes grados.

¿Cuáles son sus causas?

En la mayor parte de los casos la ginecomastia queda clasificada como un procedimiento idiopático, es decir, de causa desconocida.

A pesar de ello, siempre deben descartarse posibles causas  porque su eliminación puede resolver el problema sin tener que recurrir a la cirugía. Dentro de estas posibles causas encontramos:

Trastornos hormonales secundarios a patologías médicas

Consumo de alcohol en exceso

Consumo habitual de marihuana

Consumo de anabolizantes y esteroides

Efecto secundario de algunos fármacos

¿Qué tipos de ginecomastia existen?

La ginecomastia puberal. Durante la pubertad es normal que la glándula mamaria masculina aumente levemente de tamaño debido a los cambios hormonales. Cuando éstos cesan, normalmente la glándula mamaria involuciona y el pecho del varón recupera su forma.

Pseudoginecomastia. Presenta un componente mayoritariamente graso y se da sobre todo asociada a la obesidad.

Ginecomastia Verdadera. En este caso, la aparición de pecho en el hombre responde a un aumento del tejido graso y del tejido mamario en diferentes proporciones. Existen casos con un predominio de grasa y otros en los que prácticamente todo lo que se ha desarrollado de más es tejido glandular mamario. Este grupo aparece de forma idiópatica o de forma secundaria a una de las causas que apuntábamos más arriba.

¿Cuál es el tratamiento?

En el caso de la ginecomastia puberal lo que debemos hacer es esperar porque en la inmensa mayoría de los casos el proceso se resuelve por sí sólo sin necesidad de ningún tratamiento médico.

En los otros casos lo principal será realizar una consulta médica que constará de una historia clínica detallada, una exploración de la mama para valorar el estado y calidad de los tejidos y una prueba de imagen (Normalmente una ecografía del pecho) que nos permite descartar nódulos patológicos y definir si se trata de un crecimiento de grasa o de tejido mamario principalmente.

Imagen radiológica de una ginecomastia.

Imagen radiológica de una ginecomastia

 

Tras ello, existen 3 opciones de tratamiento de la mama en el varón:

– Si tu ginecomastia está producida por un problema médico o es secundaría a la toma de sustancias o medicamentos, entonces la cirugía no es apropiada para ti. Debemos resolver primero dichos problemas médicos antes de considerar la opción de cirugía.

– En los demás casos (la mayoría):

– Si el crecimiento de tu pecho está principalmente compuesto por grasa, podemos reducirlo mediante cánulas de liposucción con cicatrices mínimas, de aproximadamente 2 mm.

Cánulas de lipousucción.

Cánulas de liposucción

 

– Si el crecimiento del pecho está producido a expensas de tejido glandular mamario, éste se extirpará a través de una incisión alrededor de la areola, ya que su dureza no permite aspirarlo a través de la cánula de liposucción. La cicatriz resultante queda en el borde areolar, justo en el cambio de coloración con la piel adyacente por lo que suele pasar inadvertida.

Curso cirugia de mama, pecho y contorno corporal

En la mayoría de los casos la cirugía se realiza de forma ambulatoria bajo anestesia local y sedación superficial para que el procedimiento resulte confortable. El postoperatario requiere llevar una faja de compresión y limitar los movimientos de los brazos las primeras semanas. El mejor especialista que puede resolver tu caso es un cirujano plástico ya que tiene la capacidad de resolver el problema obteniendo además un resultado estético satisfactorio y unas secuelas cicatriciales mínimas.